Letras que hablan…Nota Revista Susana

Letras que hablan…Nota Revista Susana

 

RevSU1RevSU2

La grafología está ganando cada vez más adeptos. Es una herramienta que permite trazar el perfil de personalidad. ¿Qué significa la firma? ¿Se pueden descubrir engaños o patologías severas?

Nuestra línea de texto es nuestra línea de vida.La que habla es Nilda Ruiz, perito grafóloga y profesora de esta disciplina.

Su colega Gabriela Arismendi dice: “una vez fui con mi mama a ver un cirujano gastroenterólogo para decidir si se operaba y al ver la forma de estómago en su firma, le dije: “Nació para esto. Opérate con él.” Serán ellas las que nos expliquen este submundo del análisis de la escritura.

Hay una frase muy cierta que dice “duda la mente, tiembla la mano”. Por eso, esta disciplina sostiene que todo lo que se piensa se se traslada a la escritura. Razón por la cual, a través de su análisis, se descubren rasgos de la personalidad.Revista susana

 

“La grafología abarca todas las etapas. Se pueden conocer las características y el temperamento de un niño: si va a ser sensible, impulsivo, con características de líder, cómo tranquilo o lento. También se analiza la adolescente y su proceso de crecimiento: la rebeldía, sus tupos de reacción, trastornos de la conducta, de alimentación. El análisis de la escritura en esta etapa puede ser útil en un test vocacional”, explica Nilda ruiz.

“En cuanto al ámbito judicial, la grafología se puede aplicar para confirmar en qué estado se encontraba una persona en el momento de la escritura. En recursos humanos también se aplica para la selección de personal. Se pueden descifrar qué características psicofísicas tiene el postulante, la motricidad fina, si puede trabajar o no en grupo, si tiene capacidad para la frustración, si es introvertido o extrovertido”, agrega la perito grafóloga.

Las razones para consultar a un grafólogo son muchas, pero sobre todo sirve como una herramienta de autoconocimiento. “Nos permite saber algo mas sobre nosotros mismos, como somos respecto a los demás, incluso muchos descubren la razón de algunas peleas o cuestiones personales. Generalmente, cuando la persona viene a hacer la consulta es porque existe algo que le hace ruido, hay alguna cuestión en su firma que nos le agrada, es decir, que hay algo de sí mismo que nos le gusta”, explica Arismendi.

 

Para verte mejor

En la grafología, se trabaja con lupa para descubrir señales- muy importantes- que a simple vista pasan inadvertidas. También se recurre al microscopio para tomar medidas milimétricas que son determinantes en el perfil de personalidad que se traza a través del análisis.

 

“Hay un área que se llama grafopatología, que analiza signos compatibles con enfermedades. No se diagnostica, pero sí se dan alertas. Se pueden descubrir signos de cáncer, o de enfermedades respiratorias, como la apnea del sueño. En cuanto a lo psicológico, hay cada vez más estudios que nos llevan a ver en un escrito si hay trastornos alimentarios o de bipolaridad”. También se pueden descubrir signos relacionados con la esquizofrenia, trastornos en el lenguaje y problemas de presión arterial.

 

La Firma, la esencia

La firma es lo más autentico de la persona, ahí esta encarnado el verdadero yo, el cómo se es en la intimidad, la verdadera personalidad. “Hay firmas de músico que parecen una guitarra eléctrica, y en el caso del corredor de autos Ayrton Senna, tenía la forma de un auto. Por otra parte, la clave de sol aparece en algunas fanáticos de la música”, ejemplifica Arismendi. Son rasgos inconscientes. Eso pasa cuando la persona es muy compenetrada con su profesión.

 

 

Infidelidades, engaños y mentiras

“Nosotros no decimos que alguien es infiel, sino que tiene una personalidad que tiende a no decir la verdad. Hay personalidades mitómanas. Para eso hay un área- la grafología emocional en la que provocamos los lapsus para descubrir este tipo de características”, afirma Arismendi. Y agrega Ruiz: “Existen rasgos que denotan deshonestidad y cuanto más acentuados estén, querrá decir que algo está ocultando la persona. Pero hay que tener en cuenta que hay varios tipos de mentiras: piadosas, por vanidad, de mitómanos, por rebeldía, por miedo. En la escritura de los adultos se pueden advertir ciertas señales: dobles vueltas, dobles bucles, dobles óvalos, rasgos retocados, tachados, enmendados, palabras que juegan en contra con fallidos. Cuando se suman los rasgos hay que dar un alerta”, sintetiza.

 

 

Algunas letras claves

i: es una letra refleja que indica la precisión y la atención. La base de la letra es lo que representa el cuerpo y el punto, la cabeza. Si el punto está más adelante denota ansiedad, impulsividad. Quiere decir que la persona se adelanta con su imaginación a la acción.

 t: se estudia la barra. Representa la energía en cuanto a la voluntad. Según dónde esté puesta la barra, se deduce la energía o la voluntad que tiene la persona. La ideal es a tres cuartas partes del palo. Quienes dibujan la barra muy alta son más mandones, más líderes. Cuando más baja, más sumisos.

g: indica la libido sexual. Está conformada por un óvalo, un trazo que desciende y luego un bucle que asciende. El rasgo que desciende es el impulso, y el bucle que cierra el deseo sexual.

r: indica la iniciativa y la persistencia de la persona. Cuanto más equilibrados los ángulos, mayor su acción y perseverancia.

 

  

 Curiosidades

Dime como escribes y te diré quién eres.

Escritura de dirección ascendente (foto)

  • Estado de ánimo: cuanto más ascendente, más energía vital y buen ánimo; en extremo ascendente, es indicador de euforia.
  • Inclinación: destrógira (hacia la derecha), indica extraversión, buen contacto con el medio social.
  • Tamaño: grande a muy grande, buena autoestima, buena identificación del Yo.
  • Forma: curva, indicador de amabilidad, cordialidad y buena comunicación.
  • En este texto predomina la seguridad y la visión positiva.

Escritura de dirección paralela y levemente descendente (foto)

  • Estado de ánimo: estable con tendencia a ir perdiendo la energía.
  • Inclinación: vertical (hacia el centro) o levemente sinestrógira (hacia la izquierda); contacto con el medio social, poca efusividad.
  • Tamaño: mediano a grande, buena autoestima y buena identificación de Yo.
  • Forma: redonda y redondeada (círculo y círculo achatado en los polos), indica amabilidad, con poca expresión.
  • En este texto, predomina la estabilidad emocional y la visión con tendencia a tratar de mantener energías llanas.

 Escritura de dirección sinuosa (foto)

  • Estado de ánimo: inestable, no hay equilibrio emocional, suele ser inseguro con energía variable; alta y baja.
  • Inclinación: hacia la derecha, hacia la izquierda y vertical; esto implica variabilidad en el contacto con el medio social. Esto genera desde introversión hasta la timidez.
  • Tamaño: pequeño a muy pequeño, baja autoestima, no marca buena identificación del Yo.
  • Forma: filiforme (en forma de hilos) indica que trata de acomodarse a las situaciones.
  • En el texto, predomina la inestabilidad emocional y la visión con tendencia a bajar energías.

 

Escritura de dirección paralela (foto)

  • Estado de ánimo: cuanto más paralelo, más estable; en extremo, es indicador de control emocional.
  • Inclinación: dextrógira (hacia la derecha), extraversión, buen contacto con el medio social.
  • Tamaño: mediano, buena autoestima, buena identificación del Yo.
  • Forma: angulosa, indicador de poca manifestación afectiva, buena comunicación sólo que es selectivo y se conecta únicamente con quien desea.
  • En este texto, predomina la visión de lo correcto, el don de mando y la capacidad para elaborar y desarrollar ideas.

 

 

Fuente: título del artículo, Carolina Coruk. Buenos Aires: Revista Susana,  diciembre del 2010.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

One thought on “Letras que hablan…Nota Revista Susana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *