Según como escribimos Revista Pymes Clarín

Según como escribimos Revista Pymes Clarín

Pymes1

Cuando las empresas cierran sus avisos con “enviar carta manuscrita” es porque apelan a la grafología en su búsqueda personal. ¿Cuánto ayuda esta práctica a elegir a la persona adecuada? Fundamentos a favor y en contra.

En tiempos de computadoras, agendas electrónicas y celulares multifunción, la escritura de puño y letra parece haber quedado relegada solo a las firmas de contratos, escribano y abogado delante con plumas de 100 dólares en la mano. Y, sin embargo, a la hora de llenar una solicitud de trabajo, o bien de análisis o ascensos dentro de las compañías,cada vez es más frecuente que se solicite un texto manuscrito por parte del candidato o empleado. La razón ya es de dominio público y a nadie extraña: esos textos no son evaluados-por lo general-por su contenido, sino por su forma. El modo de escribir y las letras tomadas como símbolos serán posteriormente analizadas por un grafólogo, o alguien que tenga algún tipo de especialización en esa práctica.

Pymes2

La definición actual de esta materia reza: “La grafología es una técnica proyectiva y descriptiva que pretende analizar la escritura con el fin de describir la personalidad de un individuo e intentar determinar características generales del carácter, acerca de su equilibrio mental (e incluso fisiológico), la naturaleza de sus emociones y su tipo de inteligencia y aptitudes rofesionales”. Ahora bien, “pretende”, y si pretende , entonces ¿cuál es el grado de confianza que una empresa puede tenerle al emplear a un gerente, o a cualquier otro nivel ejecutivo? ¿Por qué debería ser una técnica tenida en cuenta para estos casos?.

Los profesores de la carrera de Grafología en La Suisse Cepec encuentran tres motivos para fundamentar su uso: “La globalidad en la descripción de las facultades y aptitudes de la persona; la rapidez de su aplicación (sobre todo en una preselección) y la fiabilidad en cuanto a los resultados”. Por su parte, para dar mayor confianza a la práctica, Ana María Alonso de la Escuela Superior de Psicología Social , explica el nivel de rigor científico que debe darse a la grafología: “Forma parte de una ciencia , que es la psicología. En combinación con ésta, la grafología es un componente importante ; es un auténtico test psicológico en los llamados tests proyectivos. Estos tests, de nuestra ciencia son analizados rigurosamente con las herramientas con las que contamos”.

Permite observar todas las áreas de la personalidad de quien escribe, cuenta la grafóloga Gabriela Arismendi, “desde su emocionalidad y su forma de comunicarse con los demás, hasta su comportamiento intelectual”. Por eso, dice ella “aporta información valiosa y complementaria acerca del entrevistado”.

Para encontrar a la persona más indicada el principal uso que hoy se le da a la grafología en una compañía es la selección de personal.

Pymes3

Por eso, se formula el pedido de una carta manuscrita junto al CV para una primera elección. O bien, ya en las instalaciones de la empresa , el área de Recursos Humanos , o el gerente que esté realizando la entrevista, solicitan que el candidato escriba un texto es ese mismo momento. Así como en la carta suele pedirse que se indique por qué se requiere ese puesto de trabajo, y qué capacidades y estudios se tienen para el mismo, en este posterior texto, muchas veces, el contenido también , será importante por lo que puede pedírsele al entrevistado que describa cómo se ve a sí mismo profesionalmente (y en su vida personal también) en los próximos cinco años. Lo cierto es que, más allá del relato, el fundamental objeto de análisis es la forma de la escritura, más que la semántica de la misma.

“Con la utilización de la grafología, los selectores de personal pueden descubrir características de las personas , sus competencias y su aptitud, o no, para ocupar determinado puesto”. Explican en La Suisse. Y agregan que los especialistas “trabajan diferenciando cada gesto gráfico, con el perfil profesional buscado”. Alonso explica también, cómo funciona esta técnica : “partiendo del perfil psicológico de la persona  según el puesto requerido, se elabora un profesiograma grafológico: las características de la personalidad se convierten en características grafológicas. Si esto coincide, es altamente probable que estemos haciendo la elección de la persona correcta que se integre a la empresa y cumpla con los objetivos asignados”. Arismendi, que realiza a diario selecciones, dice: “es un método en el cual no es necesario estar presentes durante todo el test, siempre y cuando se sigan ciertas normas que no atenten contra las muestras de escritura, como utilizar un mal bolígrafo, una mala superficie de apoyo, o interrumpir a la persona cuando esté escribiendo”.

Entre otras cosas, desde el comienzo aclaramos que el uso de la grafología, hoy no es sólo para la selección de personal, aunque es donde más aparece esta técnica. ¿Para qué otras instancias puede usarse dentro de los recursos humanos de una empresa? “En muchas ocasiones también es muy útil para la reorganización del personal ya existente. Es decir, la promoción de una persona a un puesto de trabajo de mayor complejidad, o simplemente, su traslado a otro sector, en el que desarrollará una actividad diferente de la anterior”, cuenta la profesora de la Escuela Superior de Psicología Social. Pero Arismendi agrega otras ocasiones en las que puede utilizarse: “Para hacer una observación del grupo en general ,con el propósito de detectar problemáticas que pueden surgir, producto de las distintas personalidades ; para analizar de qué forma se pueden optimizar las capacidades de algunos empleados. En casos de Job Posting, en los cuales la empresa prioriza los recursos internos a la hora de la demanda, es interesante observar el potencial de las personas dentro de la compañía.”

Pymes4

Debilidades. El profesor Francisco Viñals Carrera, de la Universidad de Barcelona, ha escrito algunos textos sobre esta técnica y su aplicación a los recursos humanos. En uno de ellos, preparado para un posgrado de la universidad , menciona las fallas que puede tener. “No exageramos si hablamos de un margen de 20% de error. La mente humana es demasiado plástica como para encomillarla. La grafología es una buena herramienta de diagnóstico, pero resultaría osado usarla para pronóstico.”

También existe la posibilidad de que la persona sometida al test, fuerce una escritura que no le es propia, tomando como base lo que se supone que debería dar más correcto en la evaluación. “Puede ocurrir que ciertas personas sepan simular cuando están escribiendo, con el afán de ocultar intenciones , características negativas, patologías, etc” explica Alonso. Pero –aclara Viñals Carrera-, estas técnicas, aún en esos casos, sacan a la luz la verdadera personalidad; que la escritura forzada es detectable, aunque no siempre, según él mismo ha declarado líneas arriba.

Por su parte, Arismendi señala los posibles errores en la práctica de esta técnica: “Se pueden dar errores por poca preparación en la materia, o porque faltan elementos importantes para analizar con objetividad, que tienen que ver con la información que se tenga del analizado, tales como si tuvo intervenciones o enfermedades importantes, o si toma algún tipo de medicamento. Estos son factores que modifican la escritura; en algunos casos, de manera negativa , y los resultados podrían alterarse por esta razón”.

Fuente: Gabriela Arismendi. Suplemento Pymes Clarin año 2010

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *