Qué pasa cuando encontramos nuestro elemento

Qué pasa cuando encontramos nuestro elemento

Imagen: Pexels

” Solo tienes que decir exactamente como no encajas y ya estás de camino a casa” DL

Esto viene de este post anterior donde hablo de despertar y del recorrido del Patito Feo      Despertar

El patito encontró su elemento . Cuando nos sumergimos en el , ocurren 5 cosas :

1-Somos capaces. Cuando estamos en nuestro elemento nos fortalecemos, no necesitamos demostrar de manera costosa nada. Es necesario hacer algo que nos interese profundamente, que tenga sentido

Cuando la mama pata ve por primera vez a su criatura de manera extraña lo puso a prueba.

2- Estamos Expuestos. Sobretodo a situaciones o lugares conocidos, salimos de esos lugares donde éramos seguros pero no sucedía nada relacionado con nuestros deseos.

 El patito se oculto en el pantano que no era su lugar entonces se le acercaron gansos amigables y estos fueron casados. Un perro de cacería apareció y asustó el patito. 

3– Estamos vivos.todos quieren estar dentro de la “norma” y no quedar en el lugar de personas difíciles. Pero cuando desobedecemos a nuestra pasión e identidad perdemos energía.

El patito encuentra seguridad en el gallo y la gallina quien quería manipularlo pero el mostró su carácter.

 4-Quedamos atrapados.Cuando estamos en nuestro elemento es posible que querramos hacer más de lo que podemos manejar y exagerar de actividades.

Finalmente se sintió tan débil que se quedó muy quieto y quedó atrapado entre el hielo. Un granjero lo vio y lo rescato.

 5-Pertenecemos. Cuando hacemos lo que nos gusta pertenecemos. Cuando compartimos con personas que tienen nuestra pasión o que la fomentan pertenecemos. “La verdadera alegría de la vida -dice George Bernard Shaw-es poder ser utilizado para un propósito importante”.

El patito se sienta inspirado pero a la vez perturbado por la visión de los cisnes, luego ver su reflejo y sabe a donde pertenece.

“Pertenecer tiene sus privilegios ” reza el eslogan de una marca, es algo así tener el  privilegio de estar dentro de un espacio que nos da felicidad, pero a la vez, nos atemoriza porque cuando nos entregamos algo más sólo nos volvemos vulnerables y debemos renunciar al control.

¿Alguna vez sentiste que no encajabas? ¿En que estabas fuera de tu elemento? ¿Te sentiste fuera de lugares o con personas ?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *