Sopa de pollo para mi gata …o las multiformas del Amor

Sopa de pollo para mi gata …o las multiformas del Amor

 

Hace unas semanas, partió Frida mi gata de 12 años. 

En 2 meses un linfoma de intestino no respetó tratamiento ni nada y se expandió a otros órganos. Hicimos muchas cosas, pero cada día la íbamos perdiendo más y más.

Suspendí mi agenda laboral y de compromisos ocupándome de lleno a ella. Entonces busqué recursos alternativos; desde distintas terapias hasta dieta especial. Una nunca sabe de lo que es capaz de hacer hasta que toca. Jamás pensé que podría manipular y cocinar vísceras, corazón de vaca. Lo máximo a lo que llegué es a un cerebro visto a distancia en mi escuela primaria. Le preparé un paté especial, carnes y le daba su comida a cada hora. Había que ganar peso, corríamos una carrera loca, pero el cáncer nos sacaba ventaja…yo tenía la esperanza de derribar ese gigante, o al menos hacerlo chiquito…pero el maldito era más fuerte que nosotros y que la mismísima ciencia.

Nunca había hecho sopa de pollo. Para nadie. Pero era el último recurso de alimento que podía ofrecerle, ya que no podía deglutir en el último tiempo, el tumor había llegado al cerebro…Claramente no había más que hacer que acompañar y vivir los últimos momentos de la mejor manera posible, ambas.

Dicen que tanto los animales como las personas cumplen ciclos en la tierra con nosotros, evidentemente Frida había gastado sus siete vidas, y haciéndole honor a su nombre la peleó…hizo falta el peor de los linfomas para derribarla.

Crecí rodeada de gatos toda mi vida. Frida fue mi primer gata en mi etapa adulta-independiente. Nuestra primer gata-hija con marido. Con ella se fue una parte de mi vida y de nuestra historia también.

Nunca había hecho una sopa de pollo. Le puse tomate, un poco de cúrcuma (anticancerígena), y mucho amor…mientras se la daba me invadían muchos pensamientos, pero mayor era el amor que me desbordaba por compartir ese momento, que no sabía si era el último o quedaban otros más.

Nunca pensé que una situación tan límite y triste me haría soltar tanto amor…recuerdo que cuando cocinaba para ella esas carnes que tanto me costaba manipular-soy vegetariana-, lo hacía con amor y alegría; buscaba recetas con otras personas amantes de los animales, investigaba y miraba videos, aprendí tantas cosas en tan poco tiempo…

Mi gata me trajo con esta situación un “baño de realidad” en todos los sentidos; en la finitud de la vida, en que no somos Dios, en que a veces los milagros no ocurren, en que podes ver con quienes contás y con quienes no…entonces el duelo es doble. Entonces se transita el duelo por esa pérdida y por quien ya no sos. Ya no soy la misma…con todos esos pedazos armaré algo nuevo. Seguro será bueno porque mi esencia no ha cambiado. Seguiré amando y siendo generosa a pesar de todo.

Porque lo único que queda es el Amor, y el Amor tiene sus multiformas; en el cuidado de un familiar, de un niño, de un anciano, de una planta o un animal que no puede elegir y expresa como puede. Ella lo hizo el día antes de partir; cuando sólo pudo alimentarse artificialmente y se conectó con nosotros, volvió a recostarse en mi pecho con su cuerpo ya diminuto y buscó dormir en mi brazo como hacía doce años. Supe que esa era la última noche juntas, por eso la abracé y la besé hasta quedarme dormida… Su cuerpito ya no era el mismo, pero el amor que nos teníamos estaba allí intacto…y ella volvió al lugar donde fue feliz.

Al otro día sabía que venía lo inevitable y la llevé a la cama junto a la ventana donde pasó cientos de mañanas soleadas viendo a los pajaritos posarse en el jardín. Sus hermanos gatos se acercaban a saludarla. ¡¡Son tan sabios!!…saben despedirse con más practicidad que nosotros…

Lo que sigue es un final cargado de tristeza y agradecimiento: por haber estado en nuestras vidas y haberla hecho mejor, por la fuerza que puso en cada terapia y lo que luchó ella también contra ese gigante.

o las multiformas del amor

Nunca pensé que una simple sopa de pollo significara tanto amor. Ni que fuera el vehículo de amor. Nunca pensé que se podría sentir tanto dolor inagotable con un llanto que no deja de brotar.

Pero no estoy sola; tengo gente que me expresa su cariño y una manada de gatos que ante el mínimo sollozo vienen por mí dándome un cabezazo o simplemente secándome las lágrimas a lengüetazos.

En fin, aprendí de las multiformas del Amor expresadas en: una sopa de pollo, en un padre que a su gata-hija le da cuatro inyecciones diarias cantando y diciéndole que es una genia, en una palabra o abrazo de alguien, en el calor y ronroneo de mis gatos.

Gracias por leer…si llegaste hasta acá y te gustó este post podes compartirlo, y si pasaste una situación similar y experimentaste las multiformas del amor, me gustaría leer tu comentario.

Gaba.

Pss.. Todos los recursos (tratamientos y profesionales) que investigué y conocí para el tratamiento de Frida lo compartí en este Post en este Facebook que puede ser de utilidad para otros.

 

13 thoughts on “Sopa de pollo para mi gata …o las multiformas del Amor

  1. Perdí a dos gatas por insuficiencia renal , ambas jóvenes y en diferentes etapas de mi vida.
    Tuve gatos de grande, porque mi mamá no me dejaba tener mascotas cuando era chica. ella me decía que yo era alérgica.
    Una navidad mi entonces novio me regaló una tarjeta que decía “vale por un + más un dibujo malisimo de un gato así tipo palitos. No me olvido la felicidad que tuve esa noche. sobre todo por el sacrificio de mi novio que no era amante de los gatos y se animó a adoptar uno conmigo porque era lo que más quería en el mundo .
    Así descubrí que la alérgica al pelo de animal era mi mamá , cuando fuimos a buscar a nuestra nueva gata mi mamá intentó adoptar una que también estaba en el refugio y la tuvo que devolver porque se había brotado toda a los pocos días.
    Obviamente me la quedé yo.
    Mis dos primeras hijas gatas, Menta ( que todavía vive, tiene como 11 años y está regia ) y Sasha, la primer mascota que se me murió. No creo jamás poder recuperarme de la pérdida de Sasha, tenía como 5 años o 6 cuando se fue, le hicimos tratamientos homeopáticos, de todo pero llegó un punto en el que solo podíamos hacerle paliativos , pasándole suero en casa y viendo como se apagaba. En ese momento éramos dos, mi entonces novio y yo llorando la muerte de nuestra primer hija gata , no menos querida que un hijo humano.

    Pasó un tiempo, novio y yo nos casamos y al tiempo la vida nos puso adelante otra gata que había sido muy mal bienvenida al mundo. La adoptamos y le puse Berenice ( como la secretaria de mi nutricionista )
    Berenice era una hincha pelotas adorable. Se llevaba bien con Menta y éramos todos felices. Hace tres años y monedas llegó Amalia, nuestra primer hija humana. Berenice tardó en acostumbrarse, le habían sacado el trono de la princesita de la casa, de la benjamina.
    Pero al tiempo se acostumbró y tuve la suerte de ver como mi Amalia aprendía desde la cuna a ser amable con sus hermanas animales, a tener paciencia porque por ahí “Benís” no tenía ganas de jugar , había que esperar a que se acerquen. Aprendió a decirles “tau” cuando se iba al jardín y llamarlas a los gritos apenas volvía a casa con ganas de seguir jugando y de contarles todo lo que había hecho.

    Hace poco a Berenice la atacó el mismo mal de mierda que a Sasha en su momento. También joven.
    No pudimos hacer nada se la llevó en tres semanas. Una mañana que la peque estaba con sus abuelos decidimos consultar con los veterinarios porque Berenice estaba en las últimas y no hubo más remedio que dormirla…lloramos marido y yo a otra hija gata..una vez más. y dolió igual que la anterior.
    Esta vez tuvimos que hasta consultar con los veterinarios como encarar el tema con la nena.
    Le dijimos que como estaba enferma Berenice tuvo que quedarse a vivir con unos médicos en una casa llena de gatitos y juguetes y toda su comida favorita.

    Me gusta creer que Sasha y Berenice están ahí siendo felices y comiendo jamón cocido y leberwurst a rolete, Porque si no me pongo a llorar y no paro.

    te abrazo fuerte y lamento mucho lo de Frida.

    1. Vale querida, gracias por tus palabras…muy sentidas y compartidas. Qué interesante lo que mencionas sobre darte una oportunidad de adopción y descubrir que viviste en un paradigma equivocado respecto a las alergias, y hoy podes reparar y diseñar algo diferente con tu niña. Gracias por compartirlo porque nos hace pensar en darnos la chance siempre de hacer algo distinto.
      Te mando un abrazo y aqui estoy para lo que necesites.
      Si entras al post del facebook que recomiendo, alli hay información de los tratamientos y de un grupo especial de alimentación.

  2. Gaba querida, creo ya haberte dicho lo que siento, y si, yo lo pasé con Kiara, siamesa también, nuestra última noche abrazadas en la cama tal cual vos describís, y en la mañana a su camita soleada a despedirnos…..y el final……y llorar……y extrañar.
    Y esa mezcla de amor, tristeza, enojo y el olor del Ensure que no se despegaba de mi nariz.
    Por eso te entiendo y puedo acompañarte desde este espacio que nos une, aún sin conocernos personalmente.
    Abrazo de oso, perrdón, de gato.

  3. Gaby querida, qué lindo tenerte de vuelta por aquí escribiendo con esa fuerza y sensibilidad que sólo tú puedes combinar.
    Recibe mi abrazo cálido, largo y silencioso. Un día iré a dártelo en persona.
    Me dolió el alma, lloré mientras te leía y aprendí con cada palabra que nos regalaste.
    Admiro tu valentía para contarnos y sobre todo admiro y amo esa decisión de entregar y dejar todo tu ser en el campo de batalla.
    Qué hermoso homenaje le hiciste a Frida. Gracias Gaba.

    ¡Te abrazo!

    1. Ledif querida, que lindas tus palabras…las atesoro y abrazo como a ti. Espero algun dia llegues por estos lados y tengamos ese momento de compartir en persona tantas cosas que nos unen. Mientras, retomando este espacio, aqui estare. Mucho dolor y aprendizaje, que en ocasiones van de la mano.
      Un beso!

  4. El amor es infinito. Tuve a mi perro que creció conmigo. Llegó a mi vida cuando tenía 9 años, y a mis 24 le llegó su hora. 15 años llenos de amor, el amor más puro e incondicional. Siempre estaba, en mis momentos de alegría y tristeza.
    Su partida fue muy dolorosa, era “mi bebé”. Pero entendí que son esas cosas de la vida que uno no puede manejar. Al principio fue muy difícil acostumbrarme a su ausencia, abrir la puerta y que él no esté ahi alegre esperándome. Empecé a llenar ese vacio con sus lindos recuerdos y amor.
    Lo extraño todos los días de mi vida, pero su amor y mi amor me acompañan y eso me fortalece. Agradecida a la vida por haber compartido esos 15 años con él y conocer un amor fiel e incondicional.
    Fuerza GABA!!!
    Cariños

  5. UNA TARDE DE FINES E ABRIL:mejor dicho 25 volvìa mi nieta del colegio (vivo pega al el) en la puerta axuliar del aula que da a la calle,estaba hecho una bolita de pelos de tan solo 300grs.Acurrucado,con frìo y hambre, ella lo vio primero y se avalanzò, -es un gatito y lo abrazò con seis años de amor inmenso.(yo nunca tuve gato les tenìa un miedo indescriptible??), -Nona lo llevamos?- me dijo.,-no la mamà lo va a venir a buscar, bueno se sentò y dijo,-yo la espero , asì el no tiene frìo.No pude negarme y todos entramos con Tati a la casa.Un macho hermoso de patas largas,pelo corto, gris y blanco.Tenìa con el tiempo mañas,no le gustaban las piedritas, solo la arena, pero despuès ya era el dueño y toda la casa era su baño.Tampoco alcanzò, querìa el patio por tal, y allì fue su fin.Una madrugada frìa de mayo saliò y como rayos dos enormes perros lo corrieron, alcanzandolo y de un sacudòn se fue.Para mi nieta se asustò y le dio un paro, jamàs lo vio.Con un dolor lo enterrè el mi jardìn.Aùn se extraña despuès del año que paso por nuestras vidas.Pero rèpido llego Mora una tricolor maravillosa, que duerme en mi cama, masajea, cambiaron mi vida!!! Me persigue, acompaña fielmente, durante la ducha me espera.Ella tambièn se baña en dìas de mucho calor y se deja cepillar mansamente.Bendigo el dìa que llegaron a nuestras vidas.

  6. Gaby me hiciste llorar. El otro día cuando me contabas acerca de Frida y todo lo que luchó me emocioné muchísimo. Pero esto es increíble. Sentí cada palabra, cada cosa que contas como si lo hubiera vivido. Es un amor tan transparente e incondicional el de los gatos… Gracias por compartirlo.

  7. Gaby:
    Me duele mucho lo que tuvieron que vivir. Todo lo que pueda decir, me parece que no expresa bien lo que siento.
    Los abrazo a todos (a vos, a tu pareja, a la manada y a Frida) con toda mi solidaridad y de corazón!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *