Sopa de pollo para mi gata …o las multiformas del Amor

Sopa de pollo para mi gata …o las multiformas del Amor

 

Hace unas semanas, partió Frida mi gata de 12 años. 

En 2 meses un linfoma de intestino no respetó tratamiento ni nada y se expandió a otros órganos. Hicimos muchas cosas, pero cada día la íbamos perdiendo más y más.

Suspendí mi agenda laboral y de compromisos ocupándome de lleno a ella. Entonces busqué recursos alternativos; desde distintas terapias hasta dieta especial. Una nunca sabe de lo que es capaz de hacer hasta que toca. Jamás pensé que podría manipular y cocinar vísceras, corazón de vaca. Lo máximo a lo que llegué es a un cerebro visto a distancia en mi escuela primaria. Le preparé un paté especial, carnes y le daba su comida a cada hora. Había que ganar peso, corríamos una carrera loca, pero el cáncer nos sacaba ventaja…yo tenía la esperanza de derribar ese gigante, o al menos hacerlo chiquito…pero el maldito era más fuerte que nosotros y que la mismísima ciencia.

Nunca había hecho sopa de pollo. Para nadie. Pero era el último recurso de alimento que podía ofrecerle, ya que no podía deglutir en el último tiempo, el tumor había llegado al cerebro…Claramente no había más que hacer que acompañar y vivir los últimos momentos de la mejor manera posible, ambas.

Dicen que tanto los animales como las personas cumplen ciclos en la tierra con nosotros, evidentemente Frida había gastado sus siete vidas, y haciéndole honor a su nombre la peleó…hizo falta el peor de los linfomas para derribarla.

Crecí rodeada de gatos toda mi vida. Frida fue mi primer gata en mi etapa adulta-independiente. Nuestra primer gata-hija con marido. Con ella se fue una parte de mi vida y de nuestra historia también.

Nunca había hecho una sopa de pollo. Le puse tomate, un poco de cúrcuma (anticancerígena), y mucho amor…mientras se la daba me invadían muchos pensamientos, pero mayor era el amor que me desbordaba por compartir ese momento, que no sabía si era el último o quedaban otros más.

Nunca pensé que una situación tan límite y triste me haría soltar tanto amor…recuerdo que cuando cocinaba para ella esas carnes que tanto me costaba manipular-soy vegetariana-, lo hacía con amor y alegría; buscaba recetas con otras personas amantes de los animales, investigaba y miraba videos, aprendí tantas cosas en tan poco tiempo…

Mi gata me trajo con esta situación un “baño de realidad” en todos los sentidos; en la finitud de la vida, en que no somos Dios, en que a veces los milagros no ocurren, en que podes ver con quienes contás y con quienes no…entonces el duelo es doble. Entonces se transita el duelo por esa pérdida y por quien ya no sos. Ya no soy la misma…con todos esos pedazos armaré algo nuevo. Seguro será bueno porque mi esencia no ha cambiado. Seguiré amando y siendo generosa a pesar de todo.

Porque lo único que queda es el Amor, y el Amor tiene sus multiformas; en el cuidado de un familiar, de un niño, de un anciano, de una planta o un animal que no puede elegir y expresa como puede. Ella lo hizo el día antes de partir; cuando sólo pudo alimentarse artificialmente y se conectó con nosotros, volvió a recostarse en mi pecho con su cuerpo ya diminuto y buscó dormir en mi brazo como hacía doce años. Supe que esa era la última noche juntas, por eso la abracé y la besé hasta quedarme dormida… Su cuerpito ya no era el mismo, pero el amor que nos teníamos estaba allí intacto…y ella volvió al lugar donde fue feliz.

Al otro día sabía que venía lo inevitable y la llevé a la cama junto a la ventana donde pasó cientos de mañanas soleadas viendo a los pajaritos posarse en el jardín. Sus hermanos gatos se acercaban a saludarla. ¡¡Son tan sabios!!…saben despedirse con más practicidad que nosotros…

Lo que sigue es un final cargado de tristeza y agradecimiento: por haber estado en nuestras vidas y haberla hecho mejor, por la fuerza que puso en cada terapia y lo que luchó ella también contra ese gigante.

o las multiformas del amor

Nunca pensé que una simple sopa de pollo significara tanto amor. Ni que fuera el vehículo de amor. Nunca pensé que se podría sentir tanto dolor inagotable con un llanto que no deja de brotar.

Pero no estoy sola; tengo gente que me expresa su cariño y una manada de gatos que ante el mínimo sollozo vienen por mí dándome un cabezazo o simplemente secándome las lágrimas a lengüetazos.

En fin, aprendí de las multiformas del Amor expresadas en: una sopa de pollo, en un padre que a su gata-hija le da cuatro inyecciones diarias cantando y diciéndole que es una genia, en una palabra o abrazo de alguien, en el calor y ronroneo de mis gatos.

Gracias por leer…si llegaste hasta acá y te gustó este post podes compartirlo, y si pasaste una situación similar y experimentaste las multiformas del amor, me gustaría leer tu comentario.

Gaba.

Pss.. Todos los recursos (tratamientos y profesionales) que investigué y conocí para el tratamiento de Frida lo compartí en este Post en este Facebook que puede ser de utilidad para otros.